Reponga su flora intestinal para preservar su salud

El intestino es uno de los órganos que juega un papel importante, no solo para la digestión, sino también para el bienestar y la salud de todos. De hecho, está formado por la flora intestinal que es un conjunto de microorganismos. Y es esto lo que asegura el correcto funcionamiento del sistema digestivo y del organismo en general. Sin embargo, diferentes factores pueden alterar el desequilibrio de la flora intestinal. Sin embargo, tal fenómeno amenaza el sistema inmunológico y puede tener consecuencias nocivas para la salud. De ahí la necesidad de reconstituirlo.

¿Qué papel juega la flora intestinal en el organismo?

La flora intestinal juega diferentes roles en el cuerpo. Si logra realizarlos es gracias a la existencia de muchos microorganismos que lo constituyen, como bacterias como probiotiquegasseri, virus y hongos. Su primer papel es digestivo. Participa en la asimilación de nutrientes, en la degradación de determinados residuos alimentarios y determinadas proteínas y en la síntesis de determinadas vitaminas. Esto por tanto favorece el correcto funcionamiento del tránsito intestinal.

Gracias a los diversos microorganismos que lo constituyen, la flora intestinal también juega el papel de protección. Fortalece el sistema inmunológico evitando que los diversos patógenos se asienten allí y limitando el desarrollo infeccioso.

Teniendo en cuenta sus diferentes intervenciones, entonces es muy importante cuidar la flora intestinal. De hecho, cuando está desequilibrado, tendrá una gran influencia no solo en la digestión, sino también en el funcionamiento del organismo en su conjunto. Si el sistema inmunológico se debilita, por ejemplo, el cuerpo puede estar expuesto a la invasión de diversas enfermedades e infecciones.

¿Cómo puedes restaurar tu flora intestinal?

El desequilibrio de la flora intestinal puede ocurrir en cualquier momento. Varios factores externos están en el origen de este fenómeno como la dieta inadecuada (comida demasiado dulce o demasiado grasosa), ciertas enfermedades, antibióticos que destruyen no solo las bacterias malas, sino también las buenas, y el medio ambiente. Estos diferentes factores deben evitarse entonces para prevenir un desequilibrio en la microbiota intestinal.

Para rehacer esto último, debes cuidar tu estilo de vida. Comienza con tu dieta. Para tener una flora intestinal saludable, debes evitar los alimentos ricos en azúcar y grasas en tu vida diaria. Enriquece tu flora intestinal con bacterias buenas mediante el consumo de alimentos que contengan probióticos. Los alimentos probióticos más conocidos son el yogur fermentado, el kéfir, el chucrut, los productos lácteos y los productos de soja fermentados.

También es muy posible tomar probióticos como complemento alimenticio. Sin embargo, aunque puede comprarlos incluso sin receta, es aconsejable consultar con su médico o farmacéutico antes de tomarlos.

También se recomienda el ejercicio regular para mantener su salud y limitar el estrés. Este último, que es también uno de los factores que pueden provocar un desequilibrio en la microbiota intestinal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *